Porque todos nos amontonamos en las ciudades y porque debemos seguir haciéndolo.

Porque todos nos amontonamos en las ciudades y porque debemos seguir haciéndolo.

Las ciudades albergan al 000% de la población mundial pero solo ocupan el 0.5% de su territorio. Muchos académicos han llegado al consejos de que la principal tendencia del siglo XXI  es el proceso de urbanización de las ciudad; tal es este fenómeno que se estima que para el año 2050 2.5 billones de personas se mudaran a vivir en una ciudad. Por ejemplo, en los últimos 25 años Guangzhou en China incremento su población en un 925%. De igual manera se estima que cada año 77 millones de personas se mudan a vivir en ciudades. Es decir, aproximadamente 5 veces la población del Ecuador.

¿Que nos motiva a vivir en una ciudad? ¿Porque los expertos urbanistas del mundo han llegado al consenso de que debemos crear ciudades compactas? Usualmente cuando pensamos en ciudades las asociamos con connotaciones negativas como, el tráfico, el ruido, la contaminación.  Además, las rentas y el precio de las viviendas tienden a ser mucho más elevado en las ciudades que en zonas rurales.

A pesar de todos estos aspectos negativos los individuos prefieren vivir en una ciudad. Muchos economistas, sociólogos y arquitectos han tratado de entender a qué se debe este fenómeno que cada vez aumenta con mayor vigorosidad. Si revisamos la historia, a mediados del siglo XX, por ejemplo, en ciudades como Nueva York, Londres o Los Ángeles vivir en los suburbios era sinónimo de riqueza y opulencia. La ciudad se la consideraba un sitio peligroso, sucio y sin servicios de recreación. De igual manera este estilo de vida se facilitó por el surgimiento del automóvil el cual se consideraba un lujo. Sin embargo, hoy en día vemos como las mejores y más lujosas propiedades están construyendo en el centro de las metrópolis. Por ejemplo, en NY se vendió un apartamento en el centro de Mnahattan por 238$ (es decir algo similar a lo que costo toda la plataforma financiera de Iñaquito mientras que en Londres una casa en el centro de la ciudad por 122$ … ¿Ahora, todo mundo quiere estar en las ciudades y vivir cerca de sus trabajos?


¿A qué se debe este cambio de preferencias si la ubicación geográfica del lugar de trabajo como tal? La explicación es relativamente sencilla, y se puede atribuir a varias razones.

Primero: Infraestructura: con el paso del tiempo han existido importantes mejoras en las infraestructuras de las ciudades, esto ha incrementado el nivel de vida y acceso a servicios en zonas centrales de las urbes. Además, muchos estudios econométricos han demostrado como inversiones en infraestructura tales como: vías, servicio eléctrico, sistemas de metro, edificios gubernamentales generan una plusvalía inmediata en sus propiedades adyacentes. Por tal motivo en las ciudades se puede ver un circulo virtuoso de plusvalía fruto de estas mejoras en la infraestructura lo cual no se ve en la periferia de la ciudad o en zonas rurales.

Segundo: Salarios: las ciudades crecen desproporcionalmente más rápido que las zonas rurales, consecuentemente las oportunidades laborales son mayores. Esto genera que los sueldos sean más elevados aumentando la demanda por vivienda. Es por esto que jóvenes buscan estar en las ciudades para mejorar sus perspectivas profesionales.  (dato)

Tercero: Servicios: en el mundo las economías viven una transición hacia una economía del conocimiento. Hoy en día las ciudades te ofrecen un abanico de servicios de educación superior, de salud e inclusión financiera que antes eran esquivos y que en el campo todavía son escasos. En el pasado y todavía en ciertos países, el crecimiento surge fruto de la explotación de recursos naturales; hoy en día esto está cambiando ya que el mundo camina hacia una economía del conocimiento donde los servicios que generan un valor agregado son los que dinamizan las economías y generan desarrollo…. Se acuerdan de todo eso que nos contaban acerca del famoso cambio de la matriz productiva, pues algo de cierto si tenía.

Cuarto: Recreación: las generaciones de nuestros abuelos – o incluso las de nuestros papas – siempre asociaban recreación con salir de la ciudad. Es decir, ir al Parque Nacional Cotopaxi, ir a escalar el Pasochoa o ir a al almuerzo familiar en la quinta de esa tia. Hoy esto ha cambiado, las opciones de ocio que ofrecen las ciudades son incomparables y para tu buena noticia solo van a mejorar y aumentar. Si quieres ejercitarte tienes parques y sofisticados gimnasios. Si quieres divertirte tienes cines, bares, teatro conciertos y hasta la comedia gratuita del miche en el Elegido. Si quieres comprar tienes tiendas de marcas de todo el mundo centros comerciales que parecen naves espaciales y muchas tiendas artesanales en barrios que cada vez se vuelven más bonitos con iniciativas muy originales. Es por todo esto que sociólogos del mundo han catalogado a las ciudades como el Playground de los humanos independientemente de su edad.

Quinto: Transporte y Acceso:  vivimos en un mundo sumamente ajetreado donde lo más valiosos es el tiempo. Es mas todos presumimos de que no tenemos tiempo. Múltiples estudios demuestran como el crecimiento de las ciudades es tan acelerado que ninguna solución vial va solucionar los embotellamientos en la entrada y salida de las urbes. Estudios realizados por urbanistas y economistas han demostrado que por cada nuevo kilómetro de vía construida los vehículos recorren un kilómetro adicional.  Es por esto que en muchas ciudades se han tomado medidas muchos más drásticas que el mismo pico y placa, medidas que llegan a restringir casi por completo la movilidad en zonas centrales. Bajo esta lógica y con lo valioso que es el tiempo en este mundo contemporáneo no tiene sentido que tú y tu familia pierdan valiosas y productivas horas de tu día en al auto.

Sexto: Productividad: Quizá este es el aspecto más relevante el cual ha permitido y seguirá fomentando la aglomeración de personas en ciudades. De igual manera ha sido uno de los factores que recientemente más atención a cautivado a distinguidos economistas y urbanistas. Múltiples estudios empíricos han demostrado como la productividad en las economías aumenta drásticamente con la densidad. Los más destacados premios de economía han sido entregados a economistas que han logrado identificar la relación causal entre la densidad y la productividad. Las ciudades compactas vuelven más eficientes a las personas, pierden menos tiempo movilizándose de un lugar a otro, su estilo de vida mejora aumentando su productiva. Así mismo la transferencia del conocimiento en aspectos laborales y educativos es mucho más eficiente en zonas de gran densidad. (dato) Para buena noticias nuestras, los estudios econométricos han identificado que los beneficios de la densidad son aún mayores en países en desarrollo.

“Si nos mudamos a una ciudad para expandir el tiempo también encontramos que lo que se contrae es el espacio”

Suketu Mehta

Por todos estos motivos en todo el mundo se ve que cada vez más gente opta por vivir en ciudades y en zonas céntricas.  A nivel nacional vemos la misma tendencia Quito y Guayaquil crecen a un ritmo desproporcionado comparado al resto del país. Sin embargo, es muy probable que la proporción de gente viviendo en ciudades aumente en el Ecuador de manera más precipitada que en otros países de la región. En Sudamérica el porcentaje de personas viviendo en ciudades es del 84% mientras que en el Ecuador únicamente del 67%. Esto nos invita a pensar que Quito y Guayaquil van a tener que seguir atrayendo a grandes cantidades de personas.

Pues si bien la gran mayoría de externalidades de una ciudad compacta son positivas como lo hemos visto, siempre existen aspectos negativos. Muchos estudios han demostrado que mientras más gente vive en ciudades la desigualada tiende a incrementar de manera desproporcionada.  Por ejemplo, a pesar del exponencial crecimiento económico de Nueva Delhi, Ciudad de México o Los Ángeles en estas tres ciudades la pobreza aumento de manera considerable entre 1990-2105 en el caso de Los Ángeles esta se duplicó.  

Únicamente la gente privilegiada logra vivir en zonas centrales, cerca de su trabajo y gozar de todas las distracciones que la ciudad ofrece. La mayoría de personas se ve forzada a gastar numerosas horas en los carros y vivir en la periferia de la ciudad donde los beneficios de ocio, seguridad, y productividad decrecen considerablemente. Este aumenta considerablemente brecha de desigualdad ya que la gente de menos recursos no solo incurre en mayores gastos de transporte, sino que además en estos sitios las oportunidades estudiantiles tienden a ser de menor calidad y muchas veces la inseguridad compromete la cantidad de actividades extracurriculares que pueden realizar los estudiantes limitando su desarrollo.

Por este motivo es imperativo que existan las facilidades para que la gran mayoría de familias puedan tener la posibilidad de adquirir o alquilar vivienda en zonas centrales dela ciudad. Así, de esta manera no solo se fomentará el desarrollo productivo y sostenible de las ciudades, sino que las familias gozaran de todos los beneficios que ofrece el irreversible y acelerado proceso de urbanismo que vive el mundo y en especial los países en desarrollo.